¿Es tu red de LinkedIn cuestión de calidad o de cantidad?

Eduardo Arazola: Calidad o cantidad en tu red de LinkedIn

¿Crees que tu red de LinkedIn es cuestión de tener muchos contactos?

Seguramente habrás recibido consejos en los dos sentidos.

Por una parte, hay quien dice que cuantos más contactos tengas, mejor.

Por otra parte, hay quien dice que el número da igual, y lo que importa es que sean contactos “de calidad”.

Vamos a analizarlo.

Las métricas vanidosas de LinkedIn.

Cuando se habla de métricas vanidosas en las redes sociales se refiere a buscar cifras de las que simplemente poder presumir, pero que tampoco es que tengan demasiado sentido en muchos casos.

Un ejemplo claro es el de tener muchos seguidores en tus redes sociales, los habitualmente llamados “followers” aunque estés en un país de habla hispana.

Sin embargo, es algo que no debe ser tu meta primordial, porque realmente no significa mucho, incluso en algunas redes sociales tener seguidores no implica que siquiera puedas comunicar con ellos directamente, y tampoco significa que tener tantos seguidores te sirva de algo.

De hecho, en LinkedIn hay una cierta controversia porque hay personas que escriben directamente en su nombre una aproximación del número de contactos que tienen en la red, y hay a quienes les parece bien, y hay a quienes les parece una especie de alarde vanidoso que les da mala impresión.

Lo verás en ocasiones, en su nombre pone “Nombre Apellidos (Nk)“, donde Nk es el número de miles de contactos que tiene (6k, 2k, etc).

 

Tener una red de seguidores que participen y sean activos: calidad.

Cuando se habla, se habla de una red “de calidad”, de lo que se habla habitualmente es de que tus seguidores y contactos, aunque no sean muchos, sean adecuados.

El hecho de que sean adecuados suele implicar que:

  1. Estén interesados en lo que haces.
  2. Sean activos y participativos con tus publicaciones.

Por ejemplo, imagina que eres fabricante de raquetas de tenis, y que publicas cosas relacionadas con ello.

Puedes tener una red de muchos miles de seguidores, pero para que los consideres de calidad, al menos deben ocurrir esto:

  1. Que estén interesados en el tenis (y mejor aún si están interesados en las raquetas)
  2. Que te ayuden a difundir lo que publicas compartiéndolo ellos con sus redes, y te den feedback con sus comentarios.

Si tienes una red muy grande, pero no te leen, no te escuchan, no difunden tus contenidos, y no hablan contigo, la cifra de followers solo te servirá para presumir con los amigos, pero no pasará de ser una métrica vanidosa.

 

Tener una red de suficiente alcance.

Pero en el caso de LinkedIn, hay una composición de las dos cosas: cantidad y calidad.

Y es que tienes que tener en cuenta que el alcance de tus publicaciones se compone de tus contactos de primer orden y de segundo orden:

  • Los contactos de primer orden son aquellos que están en tu agenda.
    • Son aquellos a los que invitas o que te invitan a conectar, a partir de que dicha invitación es aceptada.
      • Puedes hablar con ellos directamente, y ellos contigo.
  • Los contactos de segundo orden son los contactos de tus contactos de primer orden.
    • No puedes hablar con ellos directamente, ni ellos contigo.
      • Puedes invitarles a formar parte de tu red (convirtiéndose así en contactos de primer orden), y ellos a ti.
      • Pero, sobre todo, ven lo que tus contactos de primer orden hacen, incluyendo aquellas acciones que realicen sobre tus publicaciones.

Es decir, que tu alcance se compone, no solo de tu agenda, sino de las agendas de los componentes de tu agenda.

Si tú, por ejemplo, tienes una red de 2 contactos (1er orden), y cada contacto tiene, a su vez, 3 contactos, tu alcance teórico sería de:

2 x 3 = 6

Claro, esto sería el máximo, porque también puede ocurrir que algunos de tus contactos también lo sean entre sí, con lo que tu alcance teórico va disminuyendo según el número de contactos en común que tengan los componentes de tu agenda.

Por ejemplo, uno de esos contactos eres tú, y por eso no tienes una red de 8 contactos:

  • 2 componentes 1er orden: 2
  • Cada componentes tiene 3 contactos: 2 x 3 = 6
  • Si sumas, serían 8 componentes, pero de cada uno de tus contactos de 1er orden, has de restar al menos 1 compartido, que eres tú, de modo que cada uno de ellos tiene solo 2 componentes de 2do orden: 2 x 2 = 4.
  • Al sumarlo todo: 2 + 4 = 6

 

Tú solo controlas tu red de contactos de primer orden.

Cuando hablas de red de calidad, tienes que contar con un cierto grado de incertidumbre en la construcción de tu agenda en LinkedIn.

Efectivamente, tú puedes elegir a quién invitas a formar parte de tu red, y también puedes elegir de quién aceptas la invitación a conectar, y a quién no.

Pero lo que no puedes controlar es tu red de segundo orden, ya que depende exclusivamente de cómo tus contactos construyan su agenda: no de ti.

Siguiendo con el ejemplo de las raquetas de tenis, tú puedes construir una red de primer orden invitando solamente a personas relativas al tenis, pero eso no implica que ellos hagan lo mismo.

Si las cifras fueran las mismas del ejemplo, tendrías:

  • 2 contactos de 1er orden del mundo del tenis.
  • 4 contactos de 2do orden que no tienen por qué ser del mundo del tenis.

 

Red de calidad por sus redes.

Hasta ahora te he puesto ejemplos con números muy sencillos para explicarte el razonamiento y la dinámica de cómo funciona el mecanismo de las agendas de LinkedIn.

Sin embargo, la realidad es mucho más heterogénea.

Puede ser que tú tengas una agenda directa muy reducida, pero que alguno de tus contactos tenga, a su vez, una red muy interesante para ti por su calidad o su cantidad.

De este modo, aunque tu agenda solo tuviera una persona, si esa persona tiene una red de 1000 componentes, tu red de 2do orden es de 1000.

Y si volvemos al ejemplo del tenis, si esa persona es del mundo del tenis y tiene 1000 contactos también del mundo del tenis, resulta que para ti (que recordemos que para nuestro ejemplo fabricas raquetas de tenis) es un contacto de muchísima calidad.

 

Conclusión.

En LinkedIn existe una combinación entre cantidad y calidad cuando se habla de tu red.

Si tienes una red muy grande pero inactiva, no te va a ser de mucho interés.

Si tienes una red muy seleccionada pero muy reducida, tu alcance va a ser muy corto.

Tu alcance en LinkedIn se compone de tus contactos de primer y segundo orden, de los cuales tú solo interactúas directamente con los primeros.

Como siempre te digo, si quieres que trabajemos en tu caso concreto:

Contacta conmigo.

 

Ver más artículos relativos a LinkedIn

 

Ver más artículos relativos a Empleabilidad

Share