Qué es la Sobrecualificación laboral y cómo te afecta al buscar trabajo.

La sobrecualificación es un concepto que se usa en el mundo laboral, y que te afecta en tu búsqueda de empleo.

Cuando buscas trabajo, te puedes encontrar con que te hablen de Sobrecualificación. (IMG. base de Martin Str.)

Un problema que te puedes haber encontrado en tu proceso de búsqueda de empleo es que se te haya rechazado para un puesto alegando que tienes sobrecualificación para el mismo.

Vamos a analizar qué significa eso, y cómo se interpreta por parte de muchos empleadores y responsables de procesos de selección.

¿Qué significa eso de la Sobrecualificación?

Significa que quien está evaluando tus aptitudes para el desempeño de un puesto de trabajo considera que tienes demasiada preparación para él.

 

¿Cómo se interpreta la sobrecualificación por parte de los empleadores y responsables de procesos de selección?

En muchas ocasiones, los empleadores y responsables de procesos de selección interpretan la sobrecualificación como una acumulación de títulos (universitarios, en general).

Y ya.

Es decir, no se analizan las aptitudes para un puesto, sino que se quedan en el estereotipo social de las personas tituladas.

El empleador/a decide que si tienes un título universitario (o varios) no vas a acceder a algunos puestos de trabajo, que no tienen nada que ver con tu titulación.

Por ejemplo, si te presentas a un puesto de trabajo para dispensar combustible en una estación de servicio, y tienes una titulación de Medicina, para quien lleve el proceso de selección puede ser un problema, porque considere que estás sobrecualificado o sobrecualificada para dispensar combustible en una estación de servicio.

No es necesario analizar mucho para darse cuenta de que en la carrera de Medicina no se prepara a las personas para el trabajo de recargar combustible en una gasolinera, pero el hecho de que ese título se encuentre en tu CV, puede hacer que no te contraten.

 

También puede ocurrir lo contrario.

Como nota, debemos mencionar que hay también procesos de selección en los que ocurre exactamente lo contrario a la hora de valorar a un/a candidato/a a un puesto de trabajo.

Es decir, que se valore positivamente el simple hecho de que la persona tenga títulos universitarios, sean los que sean, independientemente de si tienen relación con el puesto de trabajo para el que se esté seleccionando a la persona.

De hecho, no es demasiado difícil encontrar ofertas de empleo en las que se pida “titulación universitaria”, si especificar siquiera cuál: si vas a trabajar repartiendo comida a domicilio y tienes un título de ingeniería mecánica, en estos casos te lo consideran como un punto a favor.

 

La consideración social de los empleos como factor para que exista la Sobrecualificación.

Está claro que este tipo de sobrecualificación basada simplemente en el número de títulos universitarios que tengas, se basa en una estratificación social de los puestos de trabajo.

Es decir, la Sociedad valora más unos empleos que otros.

No descubro nada.

Incluso podemos afirmar que esa valoración, esa escala de consideración social, puede estar completamente separada de la realidad laboral y basarse exclusivamente en estereotipos.

Por ejemplo, en algunas sociedades está mucho mejor considerado trabajar en una gran empresa que trabajar en una empresa de tamaño modesto: aunque la realidad del empleo fuera mucho menos interesante en la empresa grande.

Del mismo modo, también se suele considerar que alguien con titulación universitaria no debería optar a puestos de trabajo que socialmente no se consideren a la altura de su titulo: vuelta a los estereotipos.

 

¿Qué sentido tiene que te rechacen por Sobrecualificación?

Si pasamos a hablar de la sobrecualificación de manera más centrada, pueden decir que tu preparación real para el desempeño de un puesto de trabajo sea excesiva.

Por ejemplo, se puede hablar de experiencia.

Hay muchas ofertas de empleo que requieren una serie de años de experiencia, pero también las hay que especifican exactamente lo contrario: sin experiencia laboral previa necesaria.

Esto es, en principio, porque se considera que el trabajo es demasiado fácil como para necesitar de alguien que tenga ya una experiencia dilatada en ese tipo de tareas.

 

Ya, pero por qué te rechazan.

A estas alturas de nuestra conversación podrías estar ya preguntándote qué tiene de malo tener una preparación más amplia para un puesto de trabajo.

Si tienes toda esa preparación, no tendría mucho sentido que no te dieran el puesto.

 

Hablamos de condiciones del empleo: dinero y aspiraciones.

Cuando te rechazan por sobrecualificación, implícitamente te están queriendo decir, en general, alguno de estos mensajes:

 

Salario: se quiere pagar poco.

Uno de los motivos fundamentales cuando te hablan de sobrecualificación es el sueldo.

En estos casos el empleador está buscando un perfil de empleado al que pagar poco, y da por hecho que si tu preparación para el puesto es superior a la necesaria, te debería pagar más, y eso es algo que no va a ocurrir.

Por lo tanto, te rechaza.

Es habitual que los textos descriptivos de las capacidades que se exigen para un puesto de trabajo sean amplios y largos, tanto que da la sensación de que se busca el mayor grado de preparación posible, pero siempre existe un freno: el sueldo.

Piensa, por ejemplo, en un equipo de baloncesto.

Dicho equipo va a fichar a un nuevo jugador/a, y una de las características que seguramente buscará sea que anote muchos puntos por partido.

¿Cuántos puntos? Pues podría pensarse que cuantos más, mejor.

Pero siempre tendrá el freno del dinero.

Si se trata de un jugador/a que anota muchos puntos, muchos más de lo habitual, se entiende que su ficha será más alta.

Por eso, cuando los ojeadores (reclutadores, responsables de procesos de selección) de los equipos hablan con aquellos jugadores/as con los que quieren negociar, directamente suelen descartar aquellos que consideran fuera de sus posibilidades económicas.

 

El interés real del candidato por el puesto.

Otro punto muy habitual es dudar acerca del interés que una persona pueda tener en un puesto de trabajo si por su preparación podría optar a otros con una mejor remuneración o mejores condiciones laborales que ése al que está aplicando.

Socialmente, está aceptado que una empresa te contrate y después prescinda de ti cuando ya no te considere necesario/a, pero no se tolera que tú te marches de una empresa para buscar progresar en tu desarrollo profesional y laboral.

Es decir, los empleadores quieren tener la mayor seguridad posible de que la persona a la que contraten va a quedarse en la empresa para mucho tiempo, el tiempo suficiente para que sea la empresa quien decida poner fin a la relación laboral, cuando a la empresa le interese.

Si consideran que tienes, por tu preparación, posibilidades de optar a puestos mejores en otras empresas, y que tal vez estés considerando el trabajo al que estás aplicando como algo temporal mientras encuentras algo mejor, te descartan.

¿Algún ejemplo?

Vale, piensa en cualquier oferta en la que ofrezcan un trabajo directamente restringido temporalmente (camareros en temporada de verano en las costas, cubrir puestos por bajas por enfermedad o por maternidad/paternidad…).

En todos ellos, directamente te están diciendo que van a prescindir de ti cuando pase la circunstancia a la que se refieran: cuando acabe el verano, cuando la persona que está de baja regrese a su puesto…

Sin embargo, imagina que llegas a una empresa y tú les dices que vas a aceptar un empleo en su organización pero solo durante un tiempo, porque dentro de unos meses te marchas a otro mejor.

¿Te contratarían?

¿Por qué no te contratarían?

Porque entienden que, por tu preparación, realmente optas a puestos mejores, y que si estás postulando como candidato para un puesto por debajo de tus posibilidades, vas a seguir buscando tu oportunidad para irte cuando te salga una ocasión mejor.

Es decir, tienes sobrecualificación para el puesto, y realmente tu interés es otro mejor.

Pero la empresa el puesto que quiere cubrir es ése, al que te estás presentando, y no otro.

 

Conclusiones.

Como ves, esto de la Sobrecualificación es un tema muy complejo, en el que entran en juego muchas variables, y además son variables que proceden de mundos tan diferentes como el social, el académico, el económico, el psicológico…

Cómo algo que podría parecer que siempre jugaría a tu favor (la preparación) en ocasiones se vuelve en tu contra para tener éxito en un proceso de selección laboral.

Pero es algo que existe, y con lo que te puedes encontrar, de modo que te interesa analizarlo y comprenderlo, para poder actuar consecuentemente.

Ver más artículos relativos a Empleabilidad

Share